Los palíndromos

Un palíndromo es aquella palabra o frase que se lee igual de izquierda a derecha o de derecha a izquierda. Por ejemplo: «rapar», «la sal», «Yo hago yoga hoy»,«la ruta natural», «Aman a Panamá», «somos o no somos».

Según el músico y palindromista argentino, Pablo Nemirovsky, para construirlos hay que partir de un núcleo central y luego ir agregando «materia» hacia los extremos, tal como lo hizo en su libro: Yo sin vos ovni soY , donde incluye varios microrrelatos, una micronovela e incluso, algunos tangos al estilo capicúa. 

También Julio Cortázar se vio cautivado por ellos, de hecho, su cuento Satarsa, teje su trama en un palíndromo—como él los llama—. Dentro de su relato, el protagonista lo explica así:

«Atar a la rata no es más que atar a la rata. No tiene ninguna fuerza porque no te enseña nada nuevo (…) Te quedas como al principio, esa es la joda con los palíndromas (…) pero si lo pensas en plural todo cambia. Atar a las ratas no es lo mismo que atar a la rata […] Atar a las ratas te da Satarsa la rata. […] Ahora sabés que hay una rata que se llama Satarsa» (Velasco, 2018).

Aunque pareciera ser Argentina la capital de este reto lingüístico, pues su precursor Juan Filloy llegó a escribir más de 8,000 karcinogramas (karcino palabra de origen griego que significa cangrejo y de la que deriva karcinograma, ya que al igual que los cangrejos también pueden caminar hacia atrás) que lo convirtieron en el mayor creador de palíndromos de la lengua española. No debemos dejar de mencionar a otros escritores famosos que han hecho uso de ellos, tal es el caso del venezolano, Darío Lancini; el cubano, Guillermo Cabrera Infante y el francés, Georges Perec, quien escribió el palíndromo más largo del mundo, el cual es una novela que consta de 1.300 palabras.

Como vemos, los palíndromos no son solo letras contrapuestas tratando de tener sentido, son espejos gráficos y fonológicos que exigen de nuestra creatividad e ingenio. Es un arte que deberíamos de practicar si nos gusta jugar con las palabras, oírlas y emparentarlas, puesto que si logramos formarlos nunca dejarán de sorprendernos.

Fuentes de consulta:

Escolar, A. (2020, marzo). Arch.-Letras. Palíndromos No. 6, p. 193.

Vásquez, C. (2016). Sé verlas al revés, dijo el palindromista. Letras Libres. http://www.letraslibres.com/mexico-espana/se-verlas-al-reves-dijo-el-palindromista

Velasco, I. H. (2018, septiembre 6). Sé verlas al revés: Los fascinantes juegos de los palíndromos que te permiten leer en dos direcciones. BBC News Mundo.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-43964081

#Palíndromos

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo